A una dama que se llama Poesía

Poesía

Ironía es escribir un soneto
a aquella cuyo nombre ya es Poesía.
a¿Simple consuelo es del alma mía?
¿o en verdad es Erato y su decreto?

Carezco de sus venas por completo,
mas sóbrame para otra melodía,
tan solo contemplarle es garantía
de mi pluma a escribir otro cuarteto.

Que ironía, sin Canto es ser poeta,
que intenta, con sus versos, muy en vano,
matar a la Poesía con poesía.

Si es Poesía de rosa y de violeta
y su boca es cual tinto de verano,
que igual se llame Viña es ironía.


El Alquimista

Nota: Esta entrada fue publicada el 23 abr de 2015 @ 01:24 en un blog que tenía anteriormente en Wordpress, y republicada aquí para el record.


Joven alquimista, creador del mundo,
de sueños en materia transmutados,
se sirve de los textos descifrados,
el ingenio y el cálculo profundo.

Y es que todo su inventario es oriundo
de universos abstractos, visitados
solamente por hombres motivados
a hallar inspiración en lo facundo.

Ni por dinero ni por gloria brama,
ni piensa en el legado de su día;
es un astro lo que quiere encontrar:

no el vitral, ni la estrella pentagrama,
el joven alquimista sólo ansía
esa estrella que lo invite a volar.